lunes, 21 de febrero de 2011

Reírse del Mal


Dramaturga, escritora, poeta y dibujante, Diana Raznovich encontró en el humor la clave para luchar contra la trata, los estereotipos y las múltiples formas en que el autoritarismo afecta la vida de las mujeres.

A Diana Raznovich la marcó el exilio ya desde antes de nacer. Su familia llegó a Argentina huyendo de las persecuciones antisemitas de Europa. Ella tuvo que emigrar a España en los años setenta, escapando de la dictadura militar. Sin embargo, esta artista hizo del humor la herramienta para sobreponerse a los vaivenes del desarraigo; desarrolló una extensísima obra cómo autora de teatro, escritora y humorista gráfica tanto en Europa como en Argentina, tras el retorno de la democracia. Sus obras de teatro se estrenaron en medio mundo. En gráfica, Raznovich publicó sus historietas en varios diarios y editó cinco libros. También participó incansablemente en campañas, muestras y performances,

reflexionando sobre las distintas formas de autoritarismo, haciendo foco en los que afectan particularmente a las mujeres.

En esta dirección, poco antes de desaparecer, el Ministerio de la Igualdad de España le encargo el diseño de una campaña de sensibilización dirigida a los varones jóvenes en el marco dePlan Integral de Lucha contra la Trata de Seres Humanos con

fines de explotación sexual. Las acciones de este plan, que incluyeron investigaciones policiales, cambios legislativos, formación de profesionales y medidas de sensibilización permitieron, durante el 2009, que 1.301 víctimas de trata fueran identificadas y atendidas. En el 2010, para esta campaña, Raznovich realizó viñetas con la técnica del cómic y trabajó sobre la idea de crear conciencia en los varones de que al consumir prostitución está

n colaborando con las mafias y el maltrato. Con sus diseños se imprimieron cinco millones de posavasos que se repartieron en trece mil establecimientos adheridos a la Federación Estatal de Hostelería, incluyendo bares y clubs nocturnos de Madrid. La repercusión fue

tan grande que meses después el material sigue reeditándose. Cuenta Raznovich: 'Trabajar con cómics fue una buena idea, porque facilitó la llegada a la gente joven. El Ministerio decidió imprimir posavasos pensando en que la gente por la noche bebe y es cuando mas consume prostitución. Por otro lado la gente pudo llevarse los posavasos a sus casas y de esa manera el mensaje se multiplicó en otros ámbitos'.

En marzo de 2011, Raznovich viajará a Buenos Aires para inaugurar una mu

estra en el Museo de la Mujer, que dará cuenta del trabajo presente en sus tres últimos libros: Sopa de Lunares (2007) Mujeres Pluscuamperfectas (2009) y Divinas y Chamuscadas, recientemente editado.
Así conversó con Artemisa Noticias.

- ¿Que temas te interesa abordar con tu obra, que temas te mueven?

- Abordo temas muy diferentes, una obra tan larga y tan vasta como la mía aborda muchos temas. Hice muchas cosas y transité diversas disciplinas, pero el común denominador en mi obra es una mirada que es natural en mí, la observación de lo ridículo, grotesco y precario de las cuestiones relacionadas con el autoritarismo. Rescato sobre todo la posibilidad

de fragilizarlo, de ridiculizarlo. Mis protagonistas siempre son mujeres, me interesa hacer visibles las formas del autoritarismo que las afectan especialmente y que está presente en los medios, los vínculos, la vida privada.

- La elección del humor como lenguaje y vehículo ¿que te permite?

- Creo que el humor facilita mucho la comunicación, al reírse la gente baja mucho su

s barreras y se puede acceder a temas que quizás de una forma dramática no sería posible abordar. El humor brinda la posibilidad de colarse en el alma de la gente. Por otra parte, la gente tiene ganas de humor y esa complicidad ayuda a establecer el vínculo.

- ¿Que relación establecemos las mujeres con el humor, se nos

permite, lo usamos poco, mucho. . .?

- Salvo en las dictaduras donde se prohíbe el humor porque los tiranos y dictadores no aceptan verse ridiculizados, creo que a esta altura en Occidente las mujeres no

podemos hablar de lo que nos es permitido sino de lo que nos permitimos. Yo creo que en el mundo privado las mujeres nos reímos muchísimo y entre amigas tenemos una gran complicidad basada en el humor; pero visibilizar socialmente ese humor se no hace bastante difícil. En las páginas de los periódicos los humoristas son generalmente varones: en Clarín, La Nación, Pagina 12 no hay una sola humorista mujer y cuando hay alguna es 'l

a' humorista mujer. La profesión de humorista es una profesión dominada por la cuestión de género. Habría que pensar por qué se hace tan difícil colarse y publicar asiduamente en los medios de comunicaron masivos y por qué está tan restringido el acceso de las mujeres.

- En relación a las campañas contra la trata, algunos medios de comunicación en España y Argentina retiraron sus avisos de prostitución por iniciativa propia sin que la orden baje del Estado ¿Cual es tu opinión al respecto?

- Creo que los diarios son empresas privadas y como tales deben to

mar sus propias decisiones, el Estado no puede ni debe intervenir. Los medios son la vitrina de la trata, también son en definitiva empresas y se benefician económicamente con los avisos, por eso les cuesta renunciar a su publicación. Por lo tanto, que los m

edios retiren sus avisos por motus propio me parece superin

teresante. Funciona como un buen indicador de que la sociedad está tomando conciencia.

Links vinculados

Lenguaje para la Igualdad en la Comunicación

Performance sobre a anorexia, C

entro Cultural Recoleta

Blog personal

Por Cynthia Eisenberg

Fuente: Artemisa Noticias



No hay comentarios: